Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘estudios’

¿Necesitamos desintoxicarnos de la tecnología?Disponibilidad 24/7: la tecnología lo hace posible. En cualquier momento, desde cualquier lugar puedes llamar, consultar tu correo electrónico, etc. Y muchas veces de forma gratuita.

Llamadas perdidas, comentarios de tus amigos en Facebook y otras redes sociales, las noticias de última hora… Nos estamos convirtiendo en adictos a la tecnología. ¿Has salido alguna vez de casa sin móvil? ¿Cuándo fue la última vez que has viajado sin sentir la necesidad utilizar wifi con tu móvil o tu portátil?

Lo que soñábamos hace una década se ha convertido en realidad: la tecnología nos invade en todas partes. Se acabaron las búsquedas en medios clásicos: la juventud desconoce las enciclopedias o bibliotecas. Google es el medio. Las búsquedas en internet son más rápidas y tienen más resultados que cualquier libro. El móvil, con el que puedes escuchar música, escribir correos, chatear o jugar, es el nuevo animal de compañía de los jóvenes.

Por todo esto, parece muy lógico que las tecnologías inalámbricas sean indispensables en la educación. Las escuelas se han adaptado al desarrollo tecnológico y la mayoría ofrecen red wifi en sus edificios para que los alumnos puedan disfrutar de un acceso ilimitado. Esta tecnología se introdujo para mejorar la calidad de vida de los jóvenes y niños sin percatarse de que puede tener el efecto contrario al que buscamos, afectando a la salud.

Hay mucha gente que se vuelve adicta a estos dispositivos y no puede parar de consultarlos. Sin embargo, no se trata sólo de la adicción y de que vivamos en una sociedad sedienta de tecnología y comunicación. Es la tecnología en sí la que puede tener efectos secundarios graves. Hay cada vez más personas que se quejan de síntomas de estrés, dolores de cabeza, dificultades de concentración, hiperactividad, alergias o náuseas.

En las últimas semanas se han publicado varios nuevos estudios sobre los riesgos para la salud de las tecnologías inalámbricas. Por ejemplo, un estudio de la Fundación de Investigación Biomédica de la Academia de Atenas en Grecia, encontró una posible relación entre dos fuentes de campos electromagnéticos y riesgos para la salud humana. Los dolores de cabeza, fatiga y trastornos del sueño, déficit de memoria y tumores cerebrales se han asociado a los efectos de los campos electromagnéticos. Además la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva mostró recientemente su preocupación por el uso de wifi y su impacto en la fertilidad masculina. Un estudio evaluó el uso de los ordenadores portátiles y sus efectos en la fertilidad masculina. Reveló que la exposición de los hombres al utilizar sus portátiles con conexión wifi frecuentemente y cerca de los testículos, puede disminuir la fertilidad masculina. El electromagnetismo emitido puede ocasionar una serie de alteraciones bioquímicas y fisiológicas, dando lugar a muerte celular o daño del ADN. La consecuencia es la fragmentación del ADN espermático, dando lugar a infertilidad o malformaciones.

De la misma manera, estudios recientes confirman que las mujeres se ven afectadas por igual. En particular, las mujeres embarazadas son especialmente vulnerables y pueden tener efectos irreversibles en la salud del bebe, incluso años después del nacimiento. Un nuevo estudio de la Universidad de Shandong en China llegó a la conclusión de que la exposición a la radiación de los teléfonos móviles durante el embarazo ocasiona un cierto daño en el cerebro de los fetos de ratas.

Las alteraciones de nuestro ADN son invisibles para el ojo humano, pero sus efectos pueden hacerse visibles en cualquier momento. Otro estudio reciente en la revista médica “International Journal of Radiation Oncology” encontró que hablar por móvil durante 15 o 30 minutos produce significativamente alteraciones en el ADN de las células de pelo cercanas al teléfono.

¿Es realmente indispensable tener multitud de dispositivos con el wifi conectado permanentemente y cerca de nuestro cuerpo? Existen alternativas seguras, como la conexión por cable y utilizar los móviles de forma moderada y segura. Además, aunque el wifi puede ser práctico, la transferencia de información de forma inalámbrica continúa siendo poco fiable e insegura. Por eso, las grandes compañías e instituciones confían en la conexión por cable para que informaciones confidenciales no puedan fugarse. Y como ya sabemos, no es solamente peligroso para la transferencia de datos sino también para nuestra salud y la salud de futuras generaciones. No podemos desintoxicarnos completamente de las tecnologías modernas y tampoco es necesario hacerlo. Sólo necesitamos aprender a utilizarlas de forma segura para todos.

Por Nadia El Bennich

Anuncios

Read Full Post »

Hace unos días elmundo.es publicó un vídeo en el que el Catedrático de Física Antonio Ruiz de Elvira intentaba justificar “por qué el wifi no hace daño a los bebés (ni a nadie)”.



Las declaraciones de este catedrático son, cuanto menos, controvertidas.

Según algunos de los mejores especialistas en bioelectromagnetismo de España,

  • el Dr. Ceferino Maestu Unturbe, Director del Laboratorio de Bioelectromagnetismo, Centro de Tecnología Biomédica, Universidad Politécnica de Madrid
  • el Dr. Alejandro Úbeda Maeso, Investigador Jefe de la Sección de Radiaciones no Ionizantes del Hospital Ramón y Cajal, Instituto Ramón y Cajal de Investigaciones Sanitarias, Madrid
  • la Dra. Mª Jesús Azanza, Catedrática de Biología Celular y Magnetobiologia en la Facultad de Medicina, Universidad de Zaragoza

es necesario aplicar el principio de precaución para evitar los posibles efectos negativos en la salud que numerosos estudios científicos han demostrado están directamente relacionados con la exposición de campos electromagnéticos en seres vivos, especialmente en niños y bebés.

En el vídeo del Simposio Europeo sobre Radiaciones no ionizantes , que tuvo lugar en la sede de la Unión Europea de Madrid a finales del 2011, podemos ver a estos tres especialistas hablando sobre el peligro de estas radiaciones que, según el catedrático Ruiz de Elvira, son inocuas.

Podéis descargaros sus ponencias aquí. Así mismo podemos encontrar numerosa información científica, técnica y legal en la web de Escuela sin wifi.

No solo numerosas organizaciones no gubernamentales están alertando de los posibles peligros del wifi, sino que organismos públicos internacionales están exigiendo a los gobiernos nacionales medidas concretas para proteger a la población.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC) clasifican los campos electromagnéticos generados por móviles y wifis en la categoría «2B», es decir, posibles cancerígenos, lanzando una «alerta generalizada» a escala internacional.

Advierten del «posible» riesgo de cáncer cerebral en quienes están expuestos a radiaciones electromagnéticas provenientes de los teléfonos móviles y tecnologías similares. La OMS y la IARC, tomando todas las precauciones verbales y científicas de rigor, alertan de que los teléfonos móviles generan campos electromagnéticos que tienen efectos cancerígenos.

La Comisión Internacional para la Seguridad Electromagnética (ICEMS) en su Resolución de Benevento (2006) y en la Resolución de Venecia (junio de 2008) ha manifestado su preocupación por los efectos de la exposición a campos electromagnéticos en la salud humana.  Dicha organización, formada por científicos, médicos e ingenieros de todo el mundo, ha confirmado “la existencia de efectos no térmicos de los campos electromagnéticos sobre la materia viva, que parecen ocurrir en todos los niveles de la investigación de la epidemiológica hasta la molecular”. “Nosotros, que estamos a la vanguardia de esta investigación, deseamos fomentar un enfoque ético en el establecimiento de las normas de exposición que protejan la salud de todos, incluyendo a aquellos que son más vulnerables”. “Las nuevas normas deben ser desarrolladas de forma que tengan en cuenta diferentes condiciones fisiológicas, por ejemplo, el embarazo, recién nacidos, niños y ancianos.”

La Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria del Parlamento Europeo expresó en 2008 su preocupación por los resultados del Informe Bioinitiative (2007), que explicaba con detalle los efectos negativos de los campos electromagnéticos en la salud e insistió en la necesidad de poner en práctica el principio de precaución.

La Agencia Europea del Medio Ambiente basándose en el Informe Bioinitiative, recomendó en septiembre de 2007 a los 27 estados miembro la introducción de leyes que protejan al público general de los campos electromagnéticos de forma más efectiva. En abril de 2009 el Parlamento Europeo pidió una mayor financiación para nuevos estudios sobre los efectos a largo plazo de la exposición a campos electromagnéticos. En septiembre de 2009 el director de dicha agencia señaló que la evidencia de riesgos potenciales es lo suficientemente fuerte como para justificar medidas encaminadas a reducir la exposición de los ciudadanos a campos electromagnéticos de radiofrecuencia, e insistió en que los límites actuales de exposición tenían que ser reconsiderados.

Si queréis leer más, en el siguiente enlace encontraréis una relación variada de estudios científicos que demuestran los efectos nocivos de este tipo de radiación. 

Read Full Post »